Los universitarios

La leyenda del beso

(Parte Segunda)

 

Héctor de León

A Sergio Candelas Villalba nada más le llevó diez años de investigación para rescatar parte

Sergio Candelas Villalba, colaborador de Mercado Interno.
Sergio Candelas Villalba, colaborador de Mercado Interno.

de la historia de don Francisco García Salinas (1786-1841), ejemplar gobernante zacatecano, y redactar una serie de pasajes de esta especie de novela histórica plasmada de vivencias y pasajes reales, objetivos e interesantes. Como Sergio lo establece en el

prólogo, “este libro comenzó en un encuentro casual, en pláticas con mi padre y con la sociedad zacatecana que habla con orgullo de que “Tata Pachito”, hasta nuestros días, había sido el mejor gobernante del Estado y el más notable de los políticos de su época.

“Políticos, aclara el autor, historiadores y periodistas lo nombraban el gobernante modelo, el modelo de gobernantes. Su fama trascendió el territorio nacional, pero algunos escritores contemporáneos, no dieron la dimensión que le correspondía en la historia nacional, la opinión se había vuelto conservadora y centralista y, la capital nacional, no es el obligo del mundo”.

En otra parte define que los ficheros de archivos, hemerotecas y bibliotecas, registran historias y ésta, es una de ellas, la cual era indispensable sacar a la luz, lo más completa dentro de lo posible: había que seguirle los pasos a García, de día en día, mes en mes, año en año.

Los amigos de Sergio y sus lectores asiduos conocemos su profesionalismo, y durante un tiempo le vimos en ese ir y venir de archivos, bibliotecas, en esa permanente búsqueda de los rastros de “Tata Pachito”, quien por más de una década se había convertido en su obsesión histórica, y luego, culminar la gran obra con la publicación de las un mil doscientos sesenta y dos páginas, que vieron la primera luz en la presentación que se hiciera en la gloriosa Universidad Autónoma de Zacatecas, con el culmen de una presentación en la regia y señorial capital española, Madrid, que ha encantado tanto a poetas y grandes músicos mexicanos, como el mismo Agustín Lara.

Pero para cumplir el compromiso de la continuación de la “Leyenda del beso”, que todavía conmueve a los aguascalentenses por las formas que se dieron en la separación de nuestro Estado del gobierno zacatecano. No los distraigo más y vuelvo al pasaje que registra Sergio en su libro “Los anales de García”.

Antes, recordemos que el presidente Antonio López de Santa Anna, en una fugaz visita a nuestro Aguascalientes, se alojaba en la casona del primer regidor don Pedro José García Rojas, ubicada en la esquina de Obrador (hoy José María Chávez) y Nieto. Por unos instantes, en una tertulia chocolatera, quedaron solos Santa Anna y doña María Luisa Fernández Villa, una hermosa trigueña, de ojos negros expresivos, de cuerpo esbelto, y por si fuera poco, altiva en su porte y andar.

Doña Luisa no se anduvo con rodeos y expuso al Presidente las aspiraciones de tener a un Aguascalientes independiente. “En este pueblo todos lo anhelamos y llegaríamos hasta el sacrificio para obtenerlo”, había confesado doña Luisa.

-¿De veras hasta el sacrificio?, retorcía socarronamente su frase Santa Anna.

La señora de Rojas se puso de pie violentamente, cerró un poco el entrecejo, como desaprobando el atrevimiento del caudillo, éste se paró, sin soltarle la mano, mirándola suplicante… volvieron a brillar con la luz de su belleza los ojos de la dama, se dibujó en sus labios una sonrisa y sentándose de nuevo, contestó con lentitud, temblorosa, emocionada:

-Hasta el sacrificio… general.

Santa Anna acercó sus labios sensuales sobre los divinamente bellos de la hermosa tapatía y le dio un beso prolongado y ardiente, que vino a interrumpir el ruido de los pasos, en el rojo enladrillado del corredor, de don Pedro que regresaba.

La dama salió al encuentro de su esposo, radiante de alegría y colgándosele del cuello, zalamera y coqueta, le dijo:

-Perico, por fin Aguascalientes es independiente… ¿verdad mi general…?

-Verdad es… asintió Santa Anna, inclinando la cabeza y sonriendo también.

El sacerdote Tiscareño, dado a la investigación histórica, declaró años más tarde, que una vez que cesó la prohibición para revelar confesiones, que había confesado a la señora De García Rojas estando enferma en cama, quien le aseguró que jamás había engañado a su esposo con Santa Anna, ni con ningún otro.

 

Los anales de García (1786-1841)
Los anales de García (1786-1841)

Entonces yo le pregunté –siguió diciéndome el padre Tiscareño, dice el padre Elías- a qué se deben esos rumores, y me dijo que aprovechando la ausencia momentánea de su esposo, que salió del comedor para ir a la sala, Santa Anna la había tomado de la mano, por lo que iba a protestar en forma enérgica, pero considerando que esa pequeña libertad podía causarle un gran bien a Aguascalientes, no lo hizo, siendo entonces cuando Santa Anna la besó.

Aprovechando la estancia de Santa Anna en la ciudad de Aguascalientes, se convocó a una reunión urgente todas las clases sociales del lugar por la mañana del 2 de mayo, la cual estuvo presidida por el Alcalde Primero Constitucional, José María Ávila, por no hallarse presente el Jefe Político, Sandoval, que fue suplido por Pedro José García Rojas, por haber sido Alcalde Primero el año anterior.

Esta leyenda del beso, una historia que nos extasiaba en aquellos años cuando cursábamos entre cuarto y quinto de primaria, no lo recuerdo bien, me hizo respetar a doña Luisa, como una mujer que supo mover, con astucia e inteligencia, al presidente Santa Anna. Esto sólo lo hacen las damas que además de hermosura, no pierden el sentido de una responsabilidad histórica. En todo caso, la independencia de Aguascalientes valía más que un simple beso, a pesar de la maledicencia de las lenguas viperinas. Ante todo, el honor y la respetabilidad por delante, cualidades de las que también hacía doña Luisa.

hmdeleon@terra.com.mx

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s